Composición musical (parte I: inspiración frente a técnica)

¿Te has preguntado por qué a veces tu composición no llegó al resultado esperado? Suena totalmente diferente a lo que "habías escuchado en tu cabeza".      La mayoría de las veces la respuesta la encuentras en una sola palabra "arte". La palabra arte la relacionamos más con "inspiración" que con lo que realmente significa y que es "técnica" o "conocimiento". Si bien es cierto puede existir una simbiosis entre ambas partes en mayor o menor cantidad, sin embargo son cosas diferentes. Cada una tiene su momento, su lugar y debe de existir un equilibrio entre ambas partes de manera que pueda darse una estrecha conexión entre la estética, el conocimiento y la emoción del ser humano.  

En publicaciones anteriores de mi blog hablaba sobre algunos tips para mantener el flujo creativo, vaya, una serie de acciones que motiven la inspiración  para crear esa pieza o canción que haz estado imaginando. 

El punto es, que tal vez por inspiración no paras, tienes ya la idea principal, el tema, pero ahora te dispones a entrar a esa parte técnica, donde se da y definen la estructura, forma, proporción, cuerpo; o simple y sencillamente tienes que dar un orden al proceso de composición para poder llegar al resultado que haz hecho sonar en tu cabeza. 

Debemos pues, definir la composición musical como el "arte de la imitación", es decir, la técnica o conocimiento de la imitación; esto debido a que la música se construye en función de imitaciones, pero para hacerlo se requiere de un conocimiento especifico que permita darle una coherencia al dialogo musical, de manera que el mensaje sea equilibrado y claro.   

Entonces, ya tienes las ideas, frases, motivos, etc. pero es necesario darle equilibrio, coherencia a cada idea, hacer una selección de aquellas líneas que nos sirven y cuales no, cuales funcionan y cuales no; es decir, no puedes meter todo lo que se te ocurre. Recuerda que nunca debes darlo todo en una sola composición y por otra parte formar un archivo con motivos rítmicos y melódicos los cuales podrás ir usando para otros proyectos. El incluir en una sola pieza todas las ideas que vienen a ti en un estado de "inspiración" no es muy funcional del todo, creas un estado de saturación y desconexión; es allí cuando entra la técnica de la composición, es decir, la imitación; la imitación de un mismo motivo pero con diversas presentaciones, lo cual produce conexión, coherencia en el dialogo melódico y rítmico, y aun hasta armónico, pues todas esas "nuevas ideas" surgen de una misma raíz. 

Así pues de manera breve, clara y concisa hablaremos de composición musical, buscando que algunos conceptos, ideas y sugerencias puedan servirte para futuros proyectos, o porque no, aun en el actual trabajo compositivo que realizas.

 

Ideas para construir una repisa 

Lo primero que debería ocurrir en nuestra psiquis es tener la motivación, es decir la necesidad de realizar una repisa. ¿Por qué la haríamos? 

Porque: 

1) alguien nos la encargó 

2) la queremos para nosotros 

3) queremos regalarla 

4) se nos descompuso la televisión y no tenemos nada mejor que hacer. 

Definida la razón del ¿por qué haremos esa repisa? el segundo paso es plantearnos ¿Cómo? y aquí vamos a intentar organizar algunas ideas. 

a) Materia prima.                                                                                                                                                                                                                        ¿Vamos a hacerla de madera, plástico, metal, cartón? Necesitaremos también tornillos, clavos, pegamento y varias herramientas; las que nos darán mejor resultado si tenemos alguna idea de cómo usarlas. 

b) Tamaño.                                                                                                                                                                                                                                        

Este punto estará sujeto a la combinación entre el objetivo de uso y el lugar asignado para nuestra repisa. Deberíamos utilizar el espacio disponible de la manera más práctica para aprovechar al máximo su utilidad, con el límite de que una vez construido, pueda quedar con proporciones lógicas al lugar establecido. Si se piensa para distintos usos, su tamaño debería ser funcional de acuerdo a la época. Una repisa con características funcionales pensando para el siglo XVII seguramente no cumpliría con esta cualidad en nuestros días.  

c) La forma y el estilo.                                                                                                                                                                                                                          

Sí será una repisa ovalada, rectangular, con un estilo minimalista, urbano, industrial, conservador y   sí tendrá ornamentaciones, sí se pintará ¿qué colores usará?  ¿cómo se colocará en la pared? Todos estos aspectos definirán el sello personal de su constructor. 

d) La técnica                                                                                                                                                                                                                          Supongamos que ya solucionamos todos esos puntos anteriores. Nos encontramos en una habitación con toda la materia prima y las herramientas en el piso y con la imagen de la repisa en nuestra cabeza. Dentro del mundo de las ideas se ve fantástico, pero soy el único que lo ve. Para que exista para los demás debo convertir todos estos materiales en mi idea. 

Entonces podrían pasar algunas de las siguientes posibilidades: 

1) ¿Y ahora que hago? (profunda depresión) 

2) Empiezo a trabajar pero no sé como seguir. (mediana depresión) 

3) Termino, pero cuando lo comparo con la imagen de mi cabeza llego a la conclusión de que no va a servir como repisa. (pequeña depresión) 

4) Salió tal cual lo esperaba (profundo orgullo) 

Sí te pasó alguna vez una de las 3 primeras opciones; éste artículo es para ti, sí por el contrario, la última opción te es habitual dame tu número de teléfono, necesito de tu asesoría. 

Entonces, aplicando esta analogía al caso particular de la música, podríamos plantearlo de la siguiente manera: 

¿Por qué haremos esta composición? Es un trabajo por encargo, se trata de un proyecto académico, laboral o simplemente porque queremos hacerla. 

¿Cuál será nuestra materia prima para hacerla? Contamos con un estudio, alguna agrupación coral u orquestal, algún tipo de instrumentos antiguos o electrónicos.  

¿Cual será su tamaño, su duración y/o su dotación? Será una pieza sólo para piano, duo, trío, cuarteto, orquesta de cámara, sinfónica; quizá estamos pensando en una pieza de varias secciones y de una duración considerable para aprovechar que contamos con una orquesta o un coro, o mejor aun, tenemos las dos. 

¿La forma que tendrá, su estilo? Será una obertura, una fantasía coral, un concierto para flauta y orquesta o una sinfonía; podría tratarse de algo muy conservador, muy clásico o algo muy moderno, experimental o minimalista.  

¿Tenemos el conocimiento para hacer una obra musical con las características que estamos buscando? He aquí la pregunta del millón, su respuesta es crucial para llegar al objetivo trazado y la respuesta requiere de toda nuestra honestidad, sinceridad y humildad para con nosotros mismos; importante reconocer nuestras capacidades y limitaciones, por sí en el transcurso necesitamos la orientación de algún músico más capacitado, con mayor experiencia, nos acerquemos con toda confianza y pidamos su apoyo, de manera que podamos crecer con nuestra composición y no quedarnos allí donde mismo; o en determinado momento, dejar aquel proyecto para cuando estemos verdaderamente listos, eso no significa rendirse, solamente dar tiempo para aprender y madurar.  

Como podemos ver no se trata sólo de inspiración, emoción, sentimientos o un momento de Epifanía total, se trata también de "ARTE", es decir técnica, conocimiento. 

Entonces en las próximas publicaciones trataré de ayudarles y aconsejarles sobre todo con la técnica para que ese proyecto llegue a feliz puerto. 

Saludos y nos vemos la semana entrante con la segunda entrega de Composición Musical.

Leave a comment

    Add comment