La interpretación musical

Hace algunos días atrás llamó mi atención una publicación en una de las redes sociales donde uno de mis contactos hacía algunos cuestionamiento que al principio no me parecieron interesantes, sino más bien obvios; al cabo de varios días me puse a reflexionar al respecto y llegar a la conclusión de lo maravilloso que resulta el arte, en este caso la música, que puede ser individual o multitudinaria y siempre diferente, más allá de cuestiones técnicas o teóricas, el resultado final es la interpretación y como nos afecta a quienes podemos disfrutarlo.  

Las preguntas fueron las siguientes: ¿Creen que la música interpretada por una mujer es diferente a la de un hombre?.  
Dejando a un lado la técnica y suponiendo que los dos están al mismo nivel y tocan la misma obra, ¿es igual el sonido? Y si no, ¿en qué creen que cambia? Y ¿por qué? 

Creo que para un músico la respuesta es más que obvia, de hecho creo que en muchas y diversas disciplinas lo sería, pero encuentro interesante no solo responder a estas preguntas, y no enfocarme en el género, hombre-mujer, sino ampliar el panorama al artista de manera general, porque simplemente TODOS somos diferentes. Así que, comencemos. 

Respuestas: En efecto, la música interpretada de un artista a otro si es diferente, sea de mujer a mujer, hombre a hombre, hombre a mujer, siempre será diferente. Por otra parte la técnica forma parte esencial de la interpretación musical, de hecho podría decirse como lo expresara mi maestro de piano que la técnica es la columna vertebral de la interpretación, es algo inherente y que no se puede dejar de lado sobre todo si hablamos de interpretación, porque además la técnica empleada va en función de las características fisiológicas del músico. ¿El sonido es igual? No; pues dependen nuevamente de las cualidades físicas de ambas partes, instrumentista e instrumento, así como de la forma en que el sonido es  percibido por el interprete. Ahora vamos a los por qué. 

1. Sí es diferente. 

El interprete es un individuo, la palabra individuo viene del latín individuus, que quiere decir indivisible (la unidad mínima y no divisible menor en un grupo es el individuo). Se forma con la negación in- sobre el adjetivo latino dividuus (divisible, reductible, compartido), adjetivo formado de la raíz del verbo dividere (dividir). Entre otras cosas la palabra alude a la integración de los elementos y características de un persona como una unidad, como un solo ente, por lo tanto ya su sola existencia lo hace diferente. De ahí que la individualidad se refiere a que es de un solo individuo o para un solo individuo. En el caso de la música la interpretación alude a la forma personal e individual de entender e interpretar la música; claro está, que siempre en función de los rudimentos propios de la obra.  Ahora bien, no confundir uniformidad con igualdad en la interpretación. Cuando hablamos de grupos de música de cámara o cualquier tipo de ensamble instrumental, hasta las grandes agrupaciones como lo es la gran orquesta, la uniformidad es importante, lo cual es parte de la interpretación. Podríamos mencionar la uniformidad en las arcadas, respiraciones, por mencionar algunas pero eso no es tocar igual, pues a fin de cuentas por muy uniforme que se pueda estar tocando cada músico es un individuo, y aun en esos momentos habrá de tomar importancia su técnica, su carácter, sus cualidades fisiológicas y por si fuera poco, las cualidades físicas de su instrumento; hay que recordar que el instrumento es una extensión del músico, es parte de él. Todo esto por inicio de cuentas hace que la interpretación sea diferente no solo de un hombre a una mujer, sino de un hombre a un hombre y de una mujer a una mujer, en pocas palabras, de un artista a otro. No imagino un ejercito de músicos clones. 

2. El biotipo 

Por mi paso en la Ollin Yoliztli, mi maestra de dirección coral nos hablaba mucho acerca del biotipo, es decir, las clasificaciones de las formas biológicas típicas, sus características estructurales y morfológicas y como estas afectan a la hora de desarrollar prácticas musicales. En el caso de la materia que ella impartía nos hablaba que en función del biótopo es que habían surgido las dos más importantes técnicas de dirección, la húngara y alemana. Cada una se amolda a las características fisiológicas del director y que sin duda alguna a la hora de usarlas, los resultados pueden ser considerables, ya que los movimientos de una y de otra, vistos desde ciertos biotipos podía dar como resultado variantes en la interpretación. Aunque también podría ser que por las características propias de la obra se tuviera que cambiar de técnica, para poderse acercar con mayor fidelidad a la idea original del compositor. Estas características como estatura y/o anchura, en sus diversas presentaciones vienen a dar un sentido interpretativo a la música, no solo en la dirección, sino en cualquier tipo práctica instrumental. Por ejemplo, platicando con una amiga pianista, ella me comentaba que por el tamaño de sus manos que eran pequeñas y llenitas, tocar Lizt, se le dificultaba, esto por las distancias entre notas y la abertura de sus manos, aunque ella contaba con un muy buen nivel de interpretación en su instrumento, era complicado  tener que tocar este tipo de obras, así que entre ella y su maestro desarrollaron una técnica como la usada en los instrumentos de cuerda frotada para tocar a tres y cuatro cuerdas; es decir, ese movimiento parabólico del arco y que su sonoridad llega a ser como la de un arpegio, lo imitaron para tocar varias notas cuando se presentaban sobre todo acordes abiertos, tocándolo con cierto ataque y a cierta velocidad, de manera que la separación de notas fuera sutil. Esa solución, presenta aspectos técnicos y de biótopo y que obviamente habrán de hacer sonar diferente la misma pieza de entre dos artistas del mismo nivel del mismo sexo o diferente. 

3. La percepción del sonido 

El sonido, sin duda alguna es la materia prima más importante de la música, la manera de como se percibe habrá de afectar la manera de como se reproduce. Partamos del las siguientes bases. Un oído joven y sano puede escuchar en un rango de frecuencias de 20Hz a 20KHz, con forme se va envejeciendo  o lastimando el oído, se va perdiendo la audición, por lo tanto el rango de frecuencias capaces de escuchar disminuye. Al momento de hacer reproducciones de sonido requerimos de aumentar el volumen de ellas para poderlas escuchar y tener una recepción lo más clara posible; es por eso que hay adultos mayores que nos hablan casi gritando, pues es un reflejo natural con la finalidad de buscar percibir el sonido y no porque nos estén regañando. La mayoría de las personas que trabajan en talleres como carpinterías, tornos, camiones de transporte público, por mencionar algunos, tienen este problema, hablan demasiado fuerte y no lo perciben. Si eso mismo lo llevamos a la música nos vamos a encontrar conque también nuestra capacidad auditiva afectará nuestra manera de hacer música, ya sea como interprete o compositor. Un ejemplo claro de esto es Beethoven. Decía mi maestro de dirección de orquesta "Un forte de Beethoven no es un forte de Mozart". Además de aspectos estilísticos, históricos y demás, hay que recordar que dada la situación de Beethoven, esta pudo haberlo obligado a llegar a los limites de las dinámicas musicales y aun rebasarlos, por ello es que su música llega a ser más intensa, más sonora, al grado de casi ser "estridente". Recordemos que con Beethoven la orquesta llega a adquirir otras estructuras y dimensiones, la sonoridad cambió total y absolutamente. 

4. Las Influencias 

Otro aspecto a considerar son todo ese cumulo de influencias que afectan, mental, emocional y espiritualmente al artista; Efraín Huerta dice: El que esté libre de influencias que lance la primera metáfora. Definitivamente somos un coctel de influencias, las cuales nos afectan determinando nuestra forma de ser y hacer. Los fenómenos históricos, políticos, sociales, económicos, religiosos, genéticos, etc, vienen a influenciar y moldear nuestra personalidad, la cual juega un papel sumamente importante a la hora de interpretar música. Retomando nuevamente el ejemplo de Mozart y Beethoven, su música se caracteriza también por los momentos históricos, en uno la Europa cortesana y en el otro la Europa revolucionaria; estas influencias vienen a definir considerablemente su música y su sonido.  

5. ¿Emociones? 

Finalmente, hablemos de las emociones y las pongo en interrogación porque creo, de manera muy personal que son demasiado subjetivas y pudieran llegar a estar aun por encima de la idea propia de la pieza y su autor. Ellas también forman parte de nuestra manera de interpretar música, sin embargo no debiera de ser tan marcada su influencia, sobre todo, si va en contra de las especificaciones interpretativas propias de la pieza (ornamentos, dinámicas, articulaciones, etc). Aunque las emociones forman parte del comportamiento humano y es imposible despojarse de ellas, el artista debe de ser capaz y lo suficientemente profesional para tener un control sobre ellas y no permitir que sus estados de ánimo influyan en su interpretación musical. Mi maestro de dirección decía que el músico debe de ser como un actor, interpretar a alguien que no es y un estado anímico que no es el propio en ese momento, esto aludiendo al teatro griego y sus etimologías como hypokrites que significa “actor”, esta viene del verbo hypokrisin que significa actuar, pretender o exagerar. La idea es que seamos capaces de transmitir el ánimo o espíritu de la pieza musical en vez del nuestro, si estoy triste, alegre, consternado, etc, debo de ser capaz de mostrar lo contrario si la pieza así lo demanda. En una sola presentación el músico habrá de mostrar diferentes estados de ánimo de una pieza a otra, adaptarse a las circunstancias por encima de sus propias emociones.  

Como podemos ver, el tema de la interpretación musical es sumamente complejo y puede llegar a ser muy abstracto y subjetivo, aspectos técnicos, fisiológicos, sociales y anímicos habrán de afectar al músico y él, deberá de ser los suficientemente hábil para equilibrar y sacar partido de ellos y dar su mejor interpretación y su mejor sonido; hay que entender que la interpretación musical es un todo y lo más maravilloso, es escuchar como una pieza suena diferente de una persona a otra y como, cada uno, nos habrá de conmover y decir algo siempre diferente aun a través del tiempo. 

Leave a comment

    Add comment