Composición musical (parte X: Otras formas, final)

Llegamos al final de esta serie de artículos sobre composición musical; a lo largo de ella hemos hablado desde la construcción de un motivo, hasta la construcción de periodos y las diversas formas clásicas de la composición. En este número veremos algunas otras formas que nos podrán ilustrar acerca de como podemos trabajar con nuestra pieza musical y a que nivel podríamos llevarla, independientemente del género y estilo; claro, si nos sentamos a estudiar y trabajar. Así que comencemos.

Canon

Desde la Edad Media, los compositores han empleado el principio de repetición mediante algún tipo de imitación entre dos o más voces. Un tipo particular se llama el canon en el cual una melodía se duplica en cualquier tono o intervalo de tiempo. La melodía, que comienza el canon, se llama líder o dux, y la segunda voz, que la imita nota por nota en un intervalo de tiempo posterior o en cualquier intervalo armónico, se llama consecuente o venida. Las imitaciones pueden seguir en repetición estricta (donde todos los intervalos son de la misma calidad), o puede ser algo libre.

Hey ho de William Byrd

Aquí la partitura para quien esté interesado en montarlo con sus ensambles corales.

Obertura

La obertura (de ouvrir, para abrir), se originó en las breves introducciones instrumentales de las primeras óperas italianas. Inicialmente, una ópera u oratorio comenzaría sin ninguna introducción o con una breve toque de trompetas o algún otro arreglo que llamara la atención. Pronto, debido a la necesidad de la preparación de la audiencia para el trabajo musical, las presentaciones adquirieron una forma más extensa y más definida, que culminó en la obertura francesa de Lully y la obertura italiana de Sacrlatti. En el siglo XVII. En el período Clásico, la obertura se convirtió más o menos en una forma fija, pero obtuvo mayor libertad en la estructura y el diseño en períodos posteriores. Las oberturas se dividen en tres categorías generales: los modelos italiano y francés, la clásica o dramática y el popurrí.

Obertura Egnont op. 84 de L.V. Beethoven

Poema sinfónico 

Una nueva forma tomó forma, valga la redundancia, en el período romántico con un gran interés en la música de programa y el intento de expresar sentimientos personales y emocionales. Este es el poema sinfónico, que es una composición orquestal basada en una idea externa, ya sea pictórica o literaria. Generalmente es una estructura de un movimiento, en contraste con el trabajo popular de tres o cuatro movimientos y la forma libre gobernada por la idea poética o narrativa, más que una forma básica establecida. Cada poema sinfónico es individual, y único en su organización. Algunos se asemejan a un solo movimiento de una sinfonía; otros sugieren una serie de movimientos dentro de una gran estructura de un movimiento.

Danza Macabra de Camille Saint-Saëns

La suite 

El enlace de conexión entre la suite barroca y la suite moderna es el divertimento clásico, o serenata, que consiste en una serie de movimientos modelados según la forma de la sonata. Los movimientos varían en número e incluyen las formas de danza y las formas básicas de la sonata. Fue escrito para orquesta de cuerdas y es una sinfonía en miniatura en la organización. Varios tipos de suites aparecieron en los siglos XIX y XX. Estos son el conjunto de ballet compuesto de extractos de una obra de teatro original, los tipos que combinan elementos de la sinfonía y el poema sinfónico, y el conjunto para instrumento de solo. 

Suite St. Paul's, Gustav Holst

La fantasia 

La idea básica de la fantasía es una composición en un estilo de improvisación. Es un estilo de composición en lugar de una forma, no tiene un esquema organizado formal, y generalmente es una estructura seccional. A lo largo de todo el período de la música, los compositores han utilizado este término de varias maneras. Varios usos del término se los escribo aquí: 
1. Una pieza de contrapunto temprano que se asemeja a una fuga libre en el siglo XVII. 
2. Una composición de tipo improvisación que precede a una fuga. 
3. Una serie de temas o melodías de una ópera. 
4. La sección de desarrollo de un movimiento de una sonata a veces se llama una sección de fantasía. 
5 Una composición independiente bastante libre en diseño y siguiendo sin patrón establecido.

Fantasia en Do menor de W.A. Mozart

Es así como doy por terminada esta serie de artículos sobre composición musical; espero haber generado interés e inquietud en ustedes para involucrarse en el estudio de la técnica composicional y sobre todo, experimentar en sus ideas, desarrollarlas y crear piezas con un mayor contenido y calidad musical. Que la trascendencia y proyección de nuestro trabajo sea primeramente en función de la música misma y como consecuencia o en un segundo termino la producción. 

Hasta la próxima, feliz inicio de semana.

Leave a comment

    Add comment